miércoles, 2 de noviembre de 2011

Todos los santos y la muerte

Ayer día de todos los santos, aprovechamos para llevar unas flores a los restos de mi querido padre José Javier.
Recogimos a su pareja (osease mi madre) y fuimos al monasterio de Leyre donde reposan sus cenizas al lado de otros que como él eran amigos de los monjes, a los cuales agradecemos mucho que le acogiesen en vida esos dias que les acompañaba a comer y ahora en su ultima morada.
Mi hijo Eneko, de apenas 2 años y medio pasados, al decirle que ibamos a llevarle flores al abuelo, enseguida pregunto,¿ donde, donde esta el abuelo? y claro, explicale que una vez la vida finaliza, nosotros creemos que pasamos a otro estado, no fisico etcetcetctec....  y digo yo que estaria pensando "si claro claro, pero si aqui no esta, y esta en el cielo o donde sea....vamos que al final no le veo.... pues vaya".
Un arduo trabajo este de explicar la vida y la muerte a un hijo.

No hay comentarios: