viernes, 17 de diciembre de 2010

Modesta, hacienda y la crisis.

Hoy, como cualquier otro día me ha llamado Modesta, una clienta habitual.Siempre que me llama me toca ejercer de nieto apegado porque la mujer por desgracia, ha sido rechazada y abandonada por su propia familia.
Su historia, seguramente no sera diferente de las de muchos ancianos en la sociedad de hoy en día, donde lo que de verdad prima, es el egoísmo y la avaricia por poseer más y más.
Conozco a Modesta desde hace 7 años, le he visto pasar 3 y digo 3 cánceres, he visto como su nieto le robaba de la cuenta, como este mismo elemento ponía un móvil a nombre de su abuela y le tocaba pagar a Modesta 854,43 € de factura, cuando ella no lo había dado de alta.
Eso si la compañía telefónica no ponía impedimentos en pagarlo fraccionadamente, y si quería recuperarlo debía denunciar a su nieto.Aquel dia me dijo que estaba cansada de juzgados y gaitas que tenia 88 años y no podía mas, en ese momento escuche como su propia hija le hizo vender casa y unas pocas tierras para poder pagarse el piso en Madrid, dejando a su propia madre de alquiler en Tafalla.
Lo bueno de Modesta es que le quiere todo el mundo en su barrio, pero nadie le ayuda en estos temas peliagudos.
Al entrar en el taxi le pregunto si vamos al centro de salud, y me responde que no , hoy tiene cita con su majestad Hacienda foral, resulta que desde la agencia tributaria le han embargado los pocos ahorros que tenia 4200€ y claro quería ver si podía hacer algo.
La funcionaria, le ha dado un certificado y poco más se podía hacer en aquellas oficinas, debíamos ir a las de los más malos malosos, la agencia tributaria....
 Salimos de allí y me comenta: "hoy ya estoy muy cansada, mejor nos vamos para casa y la semana que viene, si puedo lo resuelvo y si no que me quiten todo, total no tengo nada"
Así que hemos vuelto a Tafalla, le he acompañado hasta su portal, si quiere algo, ya sabe donde me tiene, yo ya he intentado convencerla de pedir ayuda a algún experto, pero "no te quiero molestar", no es molestia, es que soy taxista y me preocupo por los buenos clientes.

3 comentarios:

Saturnino dijo...

Jo ¡ pues vaya tela...

taxi-sevilla dijo...

que pena lo de esta mujer y que alegria tener a gente como tú para poder ayudarla y poder contestar su historia.
gracias

jorge komo kieras dijo...

muy bueno eduardo...la verdad,muy bueno...